informe marzo

El desplome de las bolsas durante las últimas semanas ha destacado por su rapidez: un 35% en apenas cuatro semanas. Esta ha sido la caída más rápida de los mercados de la que se tiene constancia. El descenso medio de un mercado bajista suele ser de un 40% desde el punto más alto al punto más bajo, durante periodos que suelen durar de 18 a 24 meses. Esta bajada no ha sido exclusiva de la renta variable, sino que ha sido generalizada, afectando también a otros activos como la renta fija, materias primas e incluso divisas. Históricamente, los mercados demoran el doble en recuperarse de lo que tardan en caer. Esto significa que podemos prever una recuperación durante los próximos meses, pero, aun así, los riesgos abundan.

Recientemente, el ex-presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, declaró que el impacto del virus se parecía más a un “desastre natural que a una depresión económica clásica”. Si Bernancke está en lo cierto, deberíamos esperar, una vez que el virus se controle, un rebote de la economía y de los mercados. Estudiando lo que ha ocurrido en otros desastres recientes (como el terremoto de Japón del 2011, el tsunami en Asia del 2005 y la epidemia del SARS del 2003), todos tuvieron el mismo efecto sobre la economía: un bajón de actividad repentino, seguido por una recuperación muy fuerte.

Nuestro escenario base, dada la extensión de las medidas tanto fiscales como monetarias de contención en muchos países, es por tanto de recesión rápida y profunda, seguida de una recuperación igualmente rápida. Las primeras previsiones apuntan a caídas históricas de alrededor del 7.5% del PIB para la zona euro para el conjunto del 2020 concentrada en la primera mitad del año, seguidas de una fuerte recuperación del 4.5% en el 2021 (IMF). Traducido en beneficios para el 2020, esto supone caídas del 20% al 40% según los sectores y empresas, seguidas de incrementos en el 2021 para dejarlos en el conjunto de los dos años un 15% inferiores al del ejercicio 2019. Creemos que cuando la pandemia remita, el mercado empezará a concentrarse en los resultados esperados del 2021.

En cuanto a la cartera de Columbus, entramos la crisis con niveles de caja algo superiores (alrededor del 13%) a los normales. Llevamos muchos meses con posiciones nulas en sectores más cíclicos (petróleo, materias primas, autos) o muy reducidas en otros (bancos o financieros en general). Seguimos posicionados en compañías donde vemos mejores relaciones de riesgo y rentabilidades potenciales especialmente en tecnología, consumo y servicios. Hemos aprovechado la caída para invertir la caja principalmente en compañías que ya poseíamos y tomar posiciones en valores del sector de infraestructuras que antes de la caída estaban caros. Creemos que la recuperación no será uniforme a través de todos los sectores y que continuará concentrándose en compañías de calidad con balances saneados y deuda bajo control. Columbus cae en el año algo menos que el MSCI Mid Caps y el IBEX y un poco más que el STOXX600. Observamos que en el rebote mejora los índices.

Descargar ficha mensual [PDF]

Gracias por su confianza y cuídense, por favor.


Desde el pasado 14 de junio de 2018 se encuentra operativa la estructura Master-Feeder entre Inversión Columbus 75 Sicav (feeder) y el compartimento en Luxemburgo, Pareturn GVC Gaesco Columbus European Midcap Equity Fund (Master). Esta estructura permite a los inversores nacionales y extranjeros acceder a la estrategia de Columbus desde un vehículo establecido en Luxemburgo, con dos clases de acciones para cliente institucional y retail.